miércoles, 15 de febrero de 2017

Una esperanzadora despedida

Las circunstancias de la vida, en este caso me refiero a mi vida escolapia, no siempre son las deseadas. Nuevos campos de misión, nuevos desafíos, nuevas aventuras se abren a partir de ahora delante de mí, obligándome a dejar mi Anzaldo querido, esta tierra que amo y que me ha dado tanto. Ahora Santiváñez y Cochabamba serán mis nuevas referencias. 

Dejo Anzaldo con el corazón chiquito, agradecido por cuatro años de fraternal convivencia, de fiestas y alegrías, de proyectos y conquistas, de sueños compartidos, de victorias y derrotas, de aciertos y fracasos, de complicidades y conflictos. Un tiempo corto que, en el recorrido de mi vida, marca un verdadero punto de inflexión. Anzaldo es un pueblo, una gente, un paisaje, una manera de entender la vida, una puerta a una nueva dimensión apenas intuida, pero fascinante. 

Dejo Anzaldo con los deberes sin terminar. Hice lo que pude, lo que de corazón creí que era necesario en cada momento. Aquí tejimos los cimientos de la revolución educativa que tanto necesitamos. Sin embargo, al echar ahora la vista atrás, veo que la tierra y los espinos han ocultado dichos cimientos. La dispersión y agitación de mi vida en los últimos tiempos, provocaron que la rutina, la comodidad y la falta de coraje se hayan impuesto, en un proceso imparable de “entumecimiento” educativo.

Dejo Anzaldo con muchas tareas pendientes, con muchos sueños por realizar y con muchos problemas sin resolver. Por todo ello pido perdón a esta gente que me recibió con silencioso afecto. No he podido dar lo que quería, espero al menos haber podido dar lo que se necesitaba.

Dejo esta tierra con mi corazón encogido, curtido por el sol y el viento, por la chicha y la coca, por el trabajo y la fiesta, por tanta lucha sembrada y tanto fruto compartido. Me voy ahora que nuestra Pachamama nos regala la lluvia, por la que tanto pedimos, que tanta falta nos hizo en el terrible año que pasó. Dejo esta tierra verde, con el choclo altivo, la papa florida y el trigo despuntando. Dejo mi Anzaldo querido lleno de esperanza y, así, ciertamente duele menos. La alegría de los campesinos, los ojos de los niños siempre brillantes y llenos de futuro, el trabajo incesante de las mujeres en sus agotadoras jornadas, son marcas que llevo gravadas en mi memoria afectiva. 

Me voy ahora que la vida parece vencer, una vez más, al dolor y a la muerte, a la sequedad y al hambre. Me voy dejando Anzaldo lleno de esperanza. En poco tiempo la alegría de la cosecha y el tan esperado carnaval, borrarán de estas calles y de estas aulas el recuerdo, el rostro y el nombre de quien por aquí pasó. Nuevas personas sembrarán su impronta, extenderán su aliento y moldearán el paisaje a su gusto, convirtiendo mi fugaz presencia en un simple dato de quien gusta de crónicas. Así es la vida, lo tengo asumido.

Me voy de Anzaldo, sí, pero Anzaldo se viene conmigo, orgulloso de ser un Phirimaleta por adopción. Gracias por todo y disculpen lo malo.

6 comentarios:

  1. Yo soy de todos, no soy de nadie....Grita la Pachamama.

    ResponderEliminar
  2. Buen trabajo realizado, lo has escrito "Me voy dejando Anzaldo lleno de esperanza"... la misión te convoca a diversos sitios.
    Dios te siga acompañando por cada sitio

    ResponderEliminar
  3. Sabes que es tu sino seguir trabajando sin acomodarte, dejando tu impronta allá donde vayas, aprendiendo y enseñando, dejando a las cosas mejor que como las encontraste. Un abrazo muy fuerte y toda la suerte del mundo.

    ResponderEliminar
  4. Mis mejores deseos para el camino que viene.

    ResponderEliminar
  5. Muchísma suerte y fuerza en este nuevo proyecto.

    ResponderEliminar